Geo500_reseau_CabrespineLa red

En la superficie, podemos distinguir las principales comunicaciones con el interior del macizo. De izquierda a derecha: la entrada de la cueva, la sima, el lapiaz, la dolina y una parte de un arroyo.

En Cabrespine, estos fenómenos se pueden observar fácilmente. Cerca del pueblo podemos ver la entrada original del Gaougnas. Bajo el parking de la Sima Gigante, se encuentra una magnífica dolina y a dos pasos de ella se encuentra el “Barrenc”, magnífica sima a cielo abierto tan profunda como la de Padirac. En el corazón de la montaña, las aguas subterráneas se infiltran en la mínima fisura, perforan, excavan, socavan, desgastan y se abren camino, hundiéndose en lo más profundo de la masa calcárea.

Redes fósiles, meandros, pozos verticales por los que discurre a menudo el río subterráneo.

Cascadas, sifones, salas, ollas, lagos y, por último, resurgencias… Todos esos fenómenos están presentes en la cueva de Cabrespine.